Mi nombre es Jesimar Meriño, pertenezco a la célula de Jonathan y Egli Rincón. Mi testimonio tiene que ver con la protección que experimenté para ser librada de un robo.

La experiencia se dio a través de mi oración personal, declarando y creyendo la palabra de Dios.

Iba temprano en la mañana en un autobús para ir a Chacaito, el chofer desvió su ruta habitual y en vez de meterse por la autopista se metió por debajo, por la avenida Libertador. Como yo no iba hacia esa vía, le pedí que me dejara allí.Al bajarme, estaban las escaleras en ese lugar muy solas y dos chicos, al ver que yo me bajé, se bajaron detrás de mí.

Estos muchachos tenían el aspecto que querían robarme y empezaron a seguirme, me decían que me fuera con ellos hacia otro sitio, que ellos me guiaban y me ayudaban a salir de allí. Yo sabía salir de allí, a pesar de que estaba por la autopista.Les dije que no se preocuparan que yo seguía tranquila que yo me sabía el camino, mientras tanto uno de ellos se me colocaba atrás y otro al lado, se hacían señas entre ellos y ese trayecto para llegar a Chacaito fue bastante largo.

Ellos me querían meter temor y en ese momento yo me apoderé de la palabra de Dios, empecé a orar, declararla y seguí caminando.

Llegué sana y salva a mi destino, sentí la protección de Dios, tuve muchas ganas de llorar, pero no por temor porque sabía que Él me protegía, sino de ver su protección y amor de forma maravillosa y cómo me guardó, en medio de todo esosolo a esa hora tan temprano, esos jóvenes con malas intenciones y no dejó que me hicieran daño.


Testimonio de Protección

Jesimar Meriño