Milagros

Ysbel Ruiz

Mi nombre es Ysbel Ruiz, vivo en Perú y participó en las reuniones con los pastores: Yelitza y Jonathan Barreto. Mi testimonio es acerca de sanidad.

Al reconectarme con Dios a través de la célula he vivido varios milagros. Uno de ellos es acerca de mi hijo, él estaba jugando Básquet y se cayó, se le salió el hueso de la rodilla, no podía caminar del dolor porque era muy fuerte, yendo en ambulancia para el hospital, caímos en un hueco y el hueso de la rodilla volvió a su sitio de una manera sorprendente, porque pensábamos que ese hueso estaba salido hasta que llegamos al hospital y cuando el médico lo vió, dijo que por qué iba si no tenía nada. Cuando llegamos allá él no tenía nada, la pierna estaba intacta, el hueso estaba en su sitio y todo estaba normal.

Testimonio de Sanidad Física

Mary Cruz Toro

Mi nombre es Mary Cruz Toro, vivo en Colombia y participó en las reuniones con el pastor: Rhonny Gonzalez. Mi testimonio es acerca de sanidad.

El 10 de Marzo de este año llevé a mi hija a urgencias pensando que era una gripe, cuando le hicieron los exámenes de sangre para ver si era el virus la doctora nos dijo que tenía dos factores en la sangre comprometidos y que podía ser leucemia, una noticia muy fuerte que no podía creer. Así resultó.

Desde marzo empezó a recibir una quimioterapia intensiva, la doctora nos indicó que iba a recibir 3 ciclos de quimio y que lo más seguro es que luego fuera a trasplante de médula ósea. Mi esposo, mi hija mayor y yo tuvimos que hacernos los exámenes de compatibilidad para que se pudiera hacer más adelante este trasplante de médula ósea.

Nunca perdí la fe, aunque me preguntaba por qué, pero después simplemente solté y le dije al Señor: Dime ¿Qué tengo que hacer?, estoy aquí contigo, dime ¿Qué tengo que aprender?, ¿Qué me quieres decir? y lo primero que hice fue confiar y confiar en Él, orar mucho. Hubo muchos momentos de terror, no es fácil que el médico te diga que imagines cualquier cosa y sugiriera hasta buscar un seguro de vida porque esta leucemia es de alto riesgo y solo un 40% de los tratamientos funcionan. La niña estuvo dos (2) veces en la unidad de cuidados intensivos, infección en la orina, sangre, corazón.

La sorpresa para nosotros, es que al inicio de las primeras quimioterapias estaba respondiendo muy bien y la Junta Médica decidió no hacerle trasplante de médula sino continuar con las quimio del esquema que le correspondía y para la gloria a Dios en Septiembre terminó la última quimio y salió cero (0) Blastos, gracias al Señor. Doy testimonio del gran amor y bondad de Dios, que está conmigo y con mi niña y la sanó. Ahora solo quiero alabarte Señor, abrazarte y darte gracias y a todos los que oraron por ella. Tenía certeza de que Dios la iba a sanar, a pesar del miedo así fue.

Testimonio de Protección

Jesimar Meriño

Mi nombre es Jesimar Meriño, pertenezco a la célula de Jonathan y Egli Rincón. Mi testimonio tiene que ver con la protección que experimenté para ser librada de un robo.

La experiencia se dio a través de mi oración personal, declarando y creyendo la palabra de Dios.

Iba temprano en la mañana en un autobús para ir a Chacaito, el chofer desvió su ruta habitual y en vez de meterse por la autopista se metió por debajo, por la avenida Libertador. Como yo no iba hacia esa vía, le pedí que me dejara allí. Al bajarme, estaban las escaleras en ese lugar muy solas y dos chicos, al ver que yo me bajé, se bajaron detrás de mí.

Estos muchachos tenían el aspecto que querían robarme y empezaron a seguirme, me decían que me fuera con ellos hacia otro sitio, que ellos me guiaban y me ayudaban a salir de allí. Yo sabía salir de allí, a pesar de que estaba por la autopista. Les dije que no se preocuparan que yo seguía tranquila que yo me sabía el camino, mientras tanto uno de ellos se me colocaba atrás y otro al lado, se hacían señas entre ellos y ese trayecto para llegar a Chacaito fue bastante largo.

Ellos me querían meter temor y en ese momento yo me apoderé de la palabra de Dios, empecé a orar, declararla y seguí caminando.

Llegué sana y salva a mi destino, sentí la protección de Dios, tuve muchas ganas de llorar, pero no por temor porque sabía que Él me protegía, sino de ver su protección y amor de forma maravillosa y cómo me guardó, en medio de todo eso solo a esa hora tan temprano, esos jóvenes con malas intenciones y no dejó que me hicieran daño.

Testimonio de Sanidad

Yoly Andrade

Mi nombre es Yoly Andrade, pertenezco a la célula de Jonathan y Egli Rincón, quiero compartirles el testimonio de sanidad de mi hija Nathalia Quiaro de 7 años.

Hace un mes a mi hija se le inflamó mucho el vientre y con el pasar de los días esto fue en aumento con dolor, por lo que consulté con su médico pediatra y él me advirtió que estuviera alerta si se enrojecía o ponía morado; esto sucedió y la llevé a consulta para que la revisara.

Al examinarla, el doctor me dijo que se trataba de 2 hernias inguinales, una grande y otra pequeña y me refirió a un hospital para que la operaran, seguí sus instrucciones y pedí cita, sin embargo, empecé a orar y creer plenamente en que Dios nos iba a ayudar.

Fui al Hospital donde trabaja mi hermana, pero no querían atender a la niña, la doctora de allá me decía que tenía que buscar otro sitio porque allí habían renunciado 4 cirujanos pediatras y que tenían que operarla en 48 horas máximo, sino se podría complicar el intestino grueso y habría que sacárselo, caso contrario cuando fuera grande podría quedar estéril o con daño en los ovarios.

No dejé de creer y orar y me trasladé a otro hospital con la niña y su papá. Allá la examinó otro médico y nos dijo que la niña solo tenía los ganglios inflamados y que únicamente requería de antibióticos y seguimiento. La niña se encuentra ya bien, sana para la gloria de Dios quien tuvo cuidado de ella en todo momento.

Testimonio de Salvación

María Ovalle

Hola mis queridos hermanos, Dios les bendiga. Mi Nombre es María Ovalle, pertenezco a la célula de San Martin con la pastora Milena de Batista y el hermano Ángel Batista. Quiero compartirles el testimonio de respuesta a mi oración por la salvación de mi hija mayor Luzmary Hernández Ovalle, quien se encuentra fuera del país. 

Dónde vive mi hija no es muy común que prediquen la palabra de Dios. Yo estuve predicándole a ella acerca del regalo de la vida eterna, quería que ella conociera a mi Señor Jesucristo, sin embargo, ella se reusaba, me decía que todavía no era el tiempo.

Me afané un poco en el momento, pero luego recibí una palabra que el Pastor Carlos Espinoza nos impartía en el matutino de esa semana, donde nos hablaba del regalo de la vida eterna, entender lo que Dios quiere para estos tiempos en su Iglesia, en nuestra vida, habló acerca de la familia y las aguas de Salvación, citó Filipenses 4:6 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acciones de gracias”. 

Tomé esa palabra para mí y empecé a orarle a Dios que colocara en el camino de mi hija un discípulo suyo que le hablara sobre su Salvación, creí que ella podría leer su palabra, entenderla y ser sumergida en sus aguas de Salvación. Creí que iba a ser hecho conforme a lo que pedí, y al día siguiente mi hija me escribió haciendo preguntas sobre la Biblia; yo inmediatamente pensé que algo le había pasado y mi sorpresa fue que me contó cómo Dios colocó en su camino un hijo suyo que le predicó y le regaló una biblia.

Ahora mi hija lee la palabra de Dios. Toda la gloria es para Dios, debemos tener fe y creer cuando Dios nos da una palabra la cumple, Él es fiel, Él cumple sus promesas.


Testimonio de Provisión

Yamileth Hernández

Mi nombre es Yamileth Hernández, pertenezco a la célula de la Pastora Milena Matos del sector Oeste y quiero compartirle mi testimonio, en cómo recibí la provisión para un dispositivo inteligente (celular).

Como familia nos pusimos de acuerdo en los altares familiares para orar que en el mes de noviembre alcanzara esa meta de un celular. El 26 de ese mismo mes, para la gloria de Dios, nos llegó el dinero y lo compramos. 

Estábamos en la condición de no tener ni un dólar, pero accionamos creyendo a Dios, vendimos galletas y a través de otras formas, pero Dios nos sorprendió ¡Gloria a Dios!

Fluir del Espíritu Santo

Yelitza Blanco

Mi nombre es Yelitza Blanco, resido en Argentina y participó en las reuniones con los pastores: Yelitza y Jonathan Barreto. Mi testimonio es acerca de la oración.  

Oraba cuando me acordaba pero desde que estoy en la célula compartiendo con ustedes, siento esa necesidad, esa voz que me dice “Ve a orar, ve a orar… anda a tu cuarto de oración y ponte en oración a los pies de Cristo”; a través de la palabra he experimentado lo que es sentir al Espíritu Santo, yo lo sentía pero no sabía de qué se trataba, más ahora ya lo sé y conozco su amor, vivo en paz porque antes tenía muchos temores. He aprendido a superar los temores, a estar tranquila, a vivir en Cristo y saber que Él murió por mí, dio su vida por mí y eso me hace vivir tranquila y estar en paz.

Restauración Familiar

Rodolfo Delgado

Mi nombre es Rodolfo Delgado, vivo en Panamá, me aparté del camino de Cristo por mucho tiempo, tuve una etapa muy difícil en mi matrimonio donde estuve a un punto de la separación. En ese tiempo a mi esposa la invitaron a la célula de los pastores Barreto, le fue de mucha ayuda para guiarla a lo que a lo que debía hacer para salvar su matrimonio y en efecto Dios hizo el milagro. Jesús me transformó de una manera sobrenatural y para la gloria de su nombre ya nuestro matrimonio está completamente salvado, empezamos de nuevo nuestro camino, nuestro matrimonio con el Señor y le doy gracias a Dios y a la pastora Yelitza y al pastor Jonathan por ser instrumentos de nuestro Señor Jesucristo y haber salvado mi matrimonio. Un abrazo Dios, le bendiga.

Nuevo Nacimiento

Guillermo Higuera

Mi nombre es Guillermo Higuera, participó en las reuniones con la hermana Iris Palacio, mi testimonio es el siguiente: 

Estaba viviendo muy estresado, preocupado por la situación, tenía discusiones con mi esposa, problemas en el trabajo y problemas económicos.

Hasta hoy el estrés es casi cero, las preocupaciones son menores, la tristeza cero, tuve que perdonar a alguien del trabajo que me hizo mucho daño y sé que aún me falta por aprender, por trabajar en mi corazón y sé que esto solo lo voy a lograr a través de la oración y conociendo más de la palabra. Iris me sigue apoyando y estamos haciendo oraciones en familia y vamos bien. Todo es a través de nuestro Señor Jesucristo.